Sobre mí

Mi nombre es José Antonio Serrano Martínez, nací en la pedanía murciana de Puente Tocinos en 1959.

Estudié en colegios e institutos públicos, decidí estudiar medicina, mi vocación. Soy Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina Universidad de Murcia y me doctoré en Medicina y Cirugía con la calificación de Apto «CUM LAUDE». Soy profesor colaborador honorario de la facultad de Medicina, médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y médico de Medicina del Deporte por Consejería de Cultura y Educación para la planificación de instalaciones deportivas. Tutor hospitalario de Médicos Residentes de Medicina Familiar y Comunitaria en el Hospital Morales Meseguer, antes de entrar en la política activa he sido Jefe de Servicio de Urgencias del Hospital Morales Meseguer, puesto del que tengo una excedencia para poder dedicarme plenamente a mi labor como Alcalde de Murcia.

Murcia ha crecido en estos dos últimos años. Tras 26 años de políticas para unos pocos, de no pensar en los ciudadanos y ciudadanas del municipio, nos pusimos manos a la obra para mejorar y hacer progresar los servicios públicos, para crear un municipio más sostenible y para corregir los problemas históricos de los barrios y pedanías.

Como sabéis, llevo toda una vida dedicado, como médico, a cuidar y curar a mis pacientes. Es natural, por tanto, que mi máxima preocupación sea la de cuidar la salud de mis vecinos y vecinas. Y aunque pueda parecer que un Ayuntamiento no puede poner en marcha grandes actuaciones en esta materia, lo cierto es que las entidades locales son como un Ministerio de la Salud; desde el Ayuntamiento damos forma al espacio físico en el que nos desenvolvemos, y eso tiene una influencia vital en la salud de quienes habitamos un municipio. 

Desde nuestra entrada en el Gobierno hemos iniciado una transformación de Murcia, superando las deficiencias que han tenido como resultado desigualdades sociales, falta de seguridad, de cohesión social, altos índices de contaminación, dependencia del coche privado y un acceso inadecuado y deficiente a los servicios públicos para convertirla en un municipio más saludable, más vivible, y más justo, en el que tu salud no esté más condicionada por tu código postal que por tu código genético.

Así, cuando hablamos de movilidad, lo hacemos pensando en la salud, y por eso estamos llevando a cabo obras para adaptar Murcia a la pirámide de la movilidad urbana sostenible: más espacio para quienes van a pie, vías seguras para la bicicleta, un transporte público de calidad, garantía de circulación para la logística y por último los vehículos particulares.

Cuando hablamos de urbanismo, lo hacemos pensando en un soporte físico que contribuya a conservar y mejorar la salud de quienes lo ocupamos. Un municipio con zonas en las que simplemente estar, disfrutar, evitando que todo sean lugares “de paso”, sino  en los que la ciudadanía pueda y quiera estar. En el que la huerta deje de ser entendida como un espacio de suelo en el que la gran ciudad puede seguir creciendo sino como un espacio a proteger dado su alto valor en la lucha contra el cambio climático.  Para ello es necesario prestar una especial atención a la protección de la red de riego tradicional que constituye el eje que estructura todo el territorio alrededor del centro urbano.

glorieta

Evidentemente, si hablamos de medio ambiente urbano estamos hablando de salud; y por eso hemos puesto en marcha una red propia de medidores de la calidad del aire, porque necesitamos saber qué respiramos en cada punto del municipio para adoptar las medidas necesarias para mejorar en este sentido. Por eso, también, hemos aumentado los medios alternativos a las quemas agrícolas, y hemos dotado a la Patrulla Ecológica de la Policía Local de más medios para desarrollar su trabajo. Pero también tenemos que remarcar la importancia de las zonas verdes; las macro (parques metropolitanos como proyectos irrenunciables), las medianas y pequeñas (parques y jardines), y las micro (medianas, alcorques en aceras…), interconectando todas ellas, creando corredores verdes, con espacios libres de suelos impermeabilizados, con soluciones basadas en la naturaleza, y con zonas de agua, que ayuden a mitigar los efectos del cambio climático, minimizando las islas de calor. 

Cuando hablamos de educación, y desde el punto de vista de las competencias municipales, lo hacemos desde la prioridad de cuidar la salud de nuestros menores y jóvenes, y por eso iniciamos la transformación de los patios de nuestros centros escolares, haciéndolos espacios saludables; por eso hemos empezado también a mejorar los entornos escolares, convirtiéndolos en lugares seguros y ambientalmente sostenibles; y no sólo los entornos, sino que también los recorridos hacia los centros escolares han de ser saludables; porque una infancia sana es fundamental para ser un municipio con futuro.

Y cuando hablamos de la gente de Murcia, obviamente hablamos de las mujeres, los jóvenes y los mayores. Pero si hablamos de juventud, también tenemos que hacerlo desde el cuidado de su salud; tenemos que garantizarles espacios e instalaciones en los que practicar deporte, espacios en los que desarrollar una actividad cultural, asociativa…ofreciendo así alternativas de ocio saludable. Queremos que los jóvenes de Murcia expresen sin tabús sus dudas sobre salud sexual y encuentren una respuesta profesional y cercana, queremos también cuidar su salud no sólo física, sino también mental, y haciendo que el cuidado de ésta no dependa de los medios económicos con que cuenten.  

Por supuesto, también cuando hablamos de nuestros mayores lo hacemos desde la óptica del cuidado de su salud física y mental, y por eso hablamos tanto de envejecimiento activo como de la lucha contra la soledad no deseada. Porque además nuestros mayores atesoran una sabiduría que hace mejor a nuestra sociedad, y no podemos renunciar a ella. 

En definitiva, cuando leas el programa electoral, te darás cuenta de que todo lo que hemos hecho en estos dos años, y lo que proponemos para los siguientes, tiene una preocupación y un objetivo fundamental: crear una Murcia que nos cuide. A través de los distintos apartados, verás cuántas actuaciones se pueden hacer desde el Ayuntamiento para cuidarnos, y coincidiras conmigo en que, si “la salud es lo primero”, la prioridad de las políticas municipales ha de ser cuidar la salud.

Espero que te gusten nuestras propuestas y que quieras acompañarnos en este apasionante reto que es transformar Murcia.